2 feb. 2013

Tu odio no tiene ni pies ni cabeza.
Es pura devilidad mental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario