26 may. 2011

Ayer antes de irme a dormir me bañe, no me gusta bañarme de noche. Me da miedo y me pone nerviosa. Cosas raras de la vida.
Llore mucho, mucho, mucho que hoy me tuve que maquillar bastante. Llore tanto esa hora que estuve en el baño que creí que me ahogaría. No fue un llanto de dolor, ni de felicidad ni tristeza. Simplemente quería llorar. Porque suelo guardar las lagrimas. Suelo guardar todo.

Papeles de regalos, cartas, cigarrillos botellas de gaseosas, galletitas, chocolates, caramelos, papelitos, tarjetita… guardo todo. Hasta que lo tiro todo, todo junto.

Ayer antes de irme a dormir me bañe y refregué tanto mi cuerpo, me arañe, quede fascinada con los colores de mi piel. Veía hilos rojos.

Dude… porque algo en mi esta cambiando, con todo el resto dude… pero bueno vi ese sabia que iba a terminar en mi. No era un simple me gustaría…

Algo en mi me hace desear sentir frio todo el tiempo. Porque es como dice ella, “a vos te gusta”.

La precesión va por dentro. Yo se lamer mis heridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario