20 may. 2010

Pero todo es inútil.
Es inútil que repita en voz alta que te odio.
Es inútil que grite que no tengo que amarte.
Te has fundido en mi piel.
Te has enredado en mis raíces y ahora creces conmigo.
Sos como un injerto en una planta: lo que florezca en mi llevará tu marca para siempre.
Tendría que morirme, que secarme a un costado del camino, para que murieras, para que borraras, para que no estuvieras.
Y es en mi empeño por olvidarte donde te encuentro.
Y es en mi empeño por matarte donde revivís.
Y es mi desesperación por no llamarte donde brota tu nombre, se sube a mi garganta, me quema la saliva, pone brío en mi voz y se multiplica, en el eco del aire para desparramarse hacia los cuatros puntos cardinales.
No te tengo, y me tenés.
Estás lejos, pero podes tocarme.
Mi tristeza te inventa, mi sed te corporiza.
Cuando no puedo más, cuando todo es desierto a mi alrededor, te vuelvo manantial de limpias aguas y mojo allí mis labios y mi frente.
Cuando no puedo más y todo a mi alrededor es un mar congelado, te vuelvo sol y giro bajo tus tibios rayos...

1 comentario:

  1. "No te tengo, y me tenés."

    "Cuando no puedo más y todo a mi alrededor es un mar congelado, te vuelvo sol y giro bajo tus tibios rayos... "

    Hermoso, simplemente hermoso.

    ResponderEliminar