8 dic. 2009

Frutillas




Hace mucho que no posteo mi blog... siempre digo " lo voy hacer" y al final no lo hago. Tomo muchas fotos pero al final no pongo ninguna... no escribo nada... no hago nada.



Mi cabeza ultimamente es un panal, un panal de abejas que zunban y zumban. Cada zumbido me da una palabra, una culpa.

Lo que van diciendo llega a mi cabeza se guarda y poco a poco va haciendo efecto. Estoy cansada...

Cansada de la gente, no quiero ver a nadie, de la gente que me rodea solo me interesa ver a un 3%.

Hace poco un abeja empezó a zumbar mas que al resto al punto que llego a lograr un efecto que desde hace tiempo no sentía.

Encerrada en ese baño sucio, mojado solo escuchaba mi respiración mientras como si quisiera ser yo misma la abeja clavaba la puntita de un alfiler en mi pierna derecha, rasgaba mis medias en la parte de los muslos tratando de ver mi piel... de lastimarla, de sentir ese ardorsito molesto... lo sentí pero solo un momento porque los golpes en la puerta me sacaron de mi transe. Respire. Mi cuerpo quedo quito y solo abrí la puerta y deje que me abrazaran.

Yo creo que la gente no lo entiende pero... me duele... me duele y me duele.

No tengo nada que ofrecerle a nadie ...

Nada...pero aun así parese que todos esperan algo de mi. Quizás las abejas se cansaron de zumbar y quieren picarme... me odian.

No estoy bien ni estoy mal... el problema siempre es que no estoy.
Recuerdo haber soñado hace mucho con una escalera sin fin en forma de espiral, vos me esperabas y yo me sentía feliz... feliz con muchas Z.
La época de frutillas termina y ahora es la de las cerezas


No hay comentarios:

Publicar un comentario